«En función de si hay o no festejo taurino, viene más o menos gente a la localidad»

Alfamen es una de las localidades zaragozanas que se encuentran dentro del circuito de festejos taurinos populares de Aragón, programando para ello a lo largo de la temporada en sus fiestas de Mayo y Agosto un elenco de sesiones taurinas mañana, tarde y noche con las ganaderías más prestigiosas de Aragón y Navarra.

Para ello cuenta con una Comisión Taurina que trabaja durante todo el año de manera altruista para que los festejos salgan de la mejor manera posible, con el apoyo del Consistorio Municipal.

Hoy, en esta sección dedicada a «Toros y Política» hablamos con Alejandro Jesús Gil Arnal, alcalde de esta localidad por el Partido Aragonés desde el año 2011:

 

AB – En primer lugar desde la redacción de Aragón Bravo queremos agradecerle que haya accedido a dedicarnos unos minutos para hablar de toros y política.

AG – Es un honor y un placer poder aportar mi experiencia desde la perspectiva de Alcalde en cuanto a lo que supone la celebración de los tradicionales festejos populares realizados a lo largo de los ocho últimos años en Alfamén.

 

AB – Vamos al grano como decimos en Aragón; ¿y nos gustaría preguntarle si usted es aficionado taurino?

AG – Si entendemos como aficionado taurino a quién defiende las tradiciones, y procura mantener el Legado cultural recibido, sí.  Como Alcalde he de decir que durante estos años que he presidido los festejos taurinos en Alfamén, reconozco que representan el grueso de las fiestas de nuestros pueblos, donde está más que arraigado.

 

AB – ¿Cómo se lleva ser Alcalde, dedicarse a la política y apoyar los festejos taurinos de la manera que lo hace? ¿Recibe muchas críticas por apoyar institucionalmente a los festejos taurinos?

AG – Lo llevo bastante bien, gracias a la colaboración con la que cuento de la Comisión Taurina de Alfamén. Es un apoyo total y decidido que me da plena confianza en lo que organizamos. Como Alcalde sería un tremendo problema si precisamente me posicionara como contrario a celebrar estos festejos, de hecho me he planteado cómo sustituirlo y no encuentro modo alguno ni manera.  La celebración está tan arraigada que no entenderíamos nuestras fiestas patronales sin festejos taurinos. Incluso, en los momentos más adversos no he recibido críticas, más bien apoyo a seguir celebrándolo.

 

AB – De manera habitual se ataca a la administración pública por el gasto de dinero público en este tipo de eventos. ¿Usted ve esto como un gasto festivo o como una inversión que repercute positiva y económicamente sobre su localidad?

AG – Son partidas presupuestarias que vienen a contribuir con la dinamización cultural y festiva de la localidad.  Son el motor de nuestros días festivos, está totalmente demostrado que en función de si hay o no festejo taurino, viene más o menos gente a la localidad.  Empíricamente demostrado.  De hecho, si la Comisión Taurina trae una ganadería de prestigio ese día Alfamén está a rebosar.  Como político he de procurar que en la medida de lo posible y contando con un recursos limitados, he de organizar la mejores fiestas posibles.  Al final, son muchos los establecimientos del pueblo que salen beneficiados a lo largo de estos días. Hacen su agosto.  Mal Alcalde sería si descuidase estos extremos.

 

AB – Sabemos que cuenta con un equipo de voluntarios (Comisión Taurina) dedicados a preparar este tipo de festejos, ¿cómo es el trabajo con ellos, y cuál es el método de trabajo durante todo el año?

AG – Conocer a todos y cada uno de los integrantes de la Comisión Taurina, así como a los ganaderos que frecuentan Alfamén, ha sido un verdadero descubrimiento para mí.  Una gran oportunidad para forjar lazos de amistad con ellos, y de aprender lo que supone el mundo del toro para nuestro país.  Soy consciente que mueve un gran segmento económico en España, y que es un Patrimonio Inmaterial que debemos cuidar, y proteger para garantizar su continuidad.  Los valores que mantienen los ganaderos por su bien más apreciado es de reconocimiento absoluto.  El Toro es su Vida y lo miman como nadie.

 

AB – Este tipo de festejos no está exento de peligros. ¿Ha vivido algún tipo de momento angustioso como presidente y alcalde durante estos años?

AG – Sí, hemos tenido incidencias importantes que se solventaron de la mejor forma posible.  El trabajo, la responsabilidad y el apoyo decidido fueron la mejor de las garantías para afrontar los percances acaecidos.  Un Expediente impoluto tranquiliza en esos momentos.  El apoyo ciudadano en estos momentos reconforta totalmente.

 

AB – En cuanto al presupuesto de fiestas, y viendo el nivel ganadero de Alfamen, ¿qué porcentaje de dinero se destina a estos eventos en su localidad?

AG – En la contabilidad municipal de año, representó un 36% de la partida de asignada para Fiestas, y un 2,5 % del Presupuesto municipal para el ejercicio 2018.

 

AB – Vamos a comprometerle un poco respecto de la tauromaquia: ¿Qué es lo que más le gusta y lo que menos de este sector taurino?

AG – Lo que más me gusta es la Fiesta, entendida como Patrimonio Inmaterial que hemos heredado de nuestros ancestros, producto de una arraigada costumbre milenaria.  En nuestra comarca Campo de Cariñena, hace unos años se aprobó por unanimidad en el Consejo Comarcal una Moción para reconocer la Fiesta del Toro de Fuego como fiesta de interés cultural de nuestra Comunidad Autónoma.  Tengo claro que los ganaderos aman, cuidan y protegen al animal para que pueda sobrevivir el Toro, y garantizar su sector económico.

Lo que menos me gusta es la falsedad política que se sucede en torno a la Tauromaquia.  Parece ser que hay que condenarla, que políticamente es más correcto posicionarse en contra.  Digo falsedad porque no conozco todavía a ningún político que haya suspendido los festejos populares en su pueblo o ciudad solo por estar en contra políticamente hablando… Al margen de lo ocurrido en Barcelona que ya sabemos cómo respiran nuestros vecinos catalanes en todo aquello que pueda ir o hacer daño a nuestro país como tal, dónde además es curioso que suspenden las corridas de toros y no los festejos populares en el resto de Cataluña.

 

AB – ¿Alguna vez se ha planteado usted o su equipo organizar algún festejo mayor en su localidad (Novillada, Festival, etc)?

AG – Sí, pero aparte de no haber trayectoria el presupuesto se nos va… Al final es una cuestión de priorizar.  Los números mandan desgraciadamente.

 

AB – Vamos a ir finiquitando la faena, y por tanto cambiando de tercio. Se acercan las elecciones municipales, y… para que nos vamos a andar con rodeos, ¿Se va a volver a presentar?

AG – Es una decisión muy importante que todavía estoy meditando.  Me gusta ser Alcalde de mi pueblo, tengo ideas y un buen programa de Futuro, pero necesito conformar un buen equipo y presentarme por un partido que me inspire plena confianza.  Son factores imprescindibles para presidir una Candidatura municipal, y cada día es más complicado alcanzarlo.  Vivimos en una sociedad muy crítica pero poco generosa a la hora de trabajar de forma altruista y voluntaria, por el bien de la comunidad.

 

AB – Le volvemos a reiterar la valentía de hablar de toros y política, y sobre todo de perder tiempo algo tan preciado para las personas hoy día, en atendernos. Tiene estas últimas líneas para decir lo que quiera a nuestros lectores o a los suyos.

AG – Defendamos con ahínco lo nuestro, es mucho lo que nos jugamos en este país.  Apelo a los más jóvenes a que aprendan de sus mayores, que miren atrás y observen el pasado y que colaboren en conformar un futuro mejor.  Necesitamos un relevo generacional para defender desde la propia Administración y en los diferentes Partidos Políticos las normas que reglamenten no solo el mundo del toro y lo que conlleva, sino el día a día de nuestra Tierra, de nuestro País.  La nueva Política está siendo un bochorno en muchos aspectos, que no gane la partida porque las consecuencias pueden ser terribles. Hay que organizarse, crear asociaciones, realizar Exposiciones, Actividades culturales, demostrar que la Tauromaquia es Arte, que es un legado cultural de siglos y que tenemos la obligación de conocer y perpetuar para siguientes generaciones.  Impliquemos más a nuestros niños y jóvenes, son el presente de éste País. Y, no entremos en la provocación, ese Conflicto no conduce a nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *