«Es complejo acceder a la gestión con pliegos tan restrictivos»

Luis María Garrido es uno de esos jóvenes que engrosan las filas de los aficionados taurinos, que con tan solo veinticinco años ha tenido claro que su vocación no era ser torero si no hacer que los toreros toreasen. Sin ningún antecedente taurino familiar es en la actualidad el empresario taurino más joven de España, que intenta aplicar todos sus conocimientos cursados en su carrera universitaria al sector taurino. Recientemente ha desembarcado en Aragón para imprimir una nueva manera de producir festejos taurinos. Hoy dedica parte de su tiempo para hablar con HOY Aragón:

AB – Buenas tardes Luis, en primer lugar agradecerte que tengas un ratito para atendernos en la sección taurina de HOY ARAGÓN. Se nos hace extraño que alguien tan joven decida emprender, pero más aun que lo haga en el mundo del toro. ¿Cuales han sido los condicionantes?

LG – En primer lugar, no puedo más que agradecer el interés en mi persona y mi empresa por vuestra parte. Es importante para mi estar cerca de los aficionados y dar a conocer mi proyecto empresarial, y disfruto mucho participando en entrevistas así. Volviendo a la pregunta, desde bien pequeño me ha fascinado el toro bravo y todo lo que le rodea, pero en ningún momento pasó por mi cabeza querer ser torero, por ejemplo, que es lo más ocurrente; en mi caso me fascinaba toda la organización y gestión que hacía falta para dar una corrida de toros, para que ese día a esa hora concurrieran todos esos factores que generaban ese espectáculo que me fascinaba. Con el paso de los años, vas comprendiendo, aprendiendo, las ideas toman forma en tu cabeza, y todo ello junto con mi formación universitaria y de posgrado en el ámbito de los negocios y la empresa me fue reafirmando en mi deseo, que se materializó el año pasado en esta sociedad que actúa bajo la marca registrada Tauromanagement.

AB – Damos por hecho que eres muy aficionado, así que saltaremos las típicas preguntas de tus inicios taurinos para centrarnos en tu vocación empresarial. Eres el actual empresario de la plaza de toros de Cella y pronto se celebra en La Muela un festival benéfico del que eres promotor. ¿Ha sido casualidad desembarcar en Aragón para dar toros? ¿Sin el condicionante emocional de quienes somos de aquí, como ves la afición taurina de Aragón?

LG – Intento que mis decisiones tengan poco o nada que ver con la casualidad, así que no ha sido fortuito que en esta segunda temporada de Tauromanagement sea Aragón la piedra angular. Primero, por cercanía, puesto que soy de Valencia y Aragón es una de nuestras comunidades «vecinas», muy bien conectada, y todo eso facilita las cosas. Por otro lado, creo que es una región muy aficionada que tiene muchas comparativas con mi Comunidad Valenciana: mucha vitalidad del festejo popular que permite estar en contacto con el toro, y aunque con pocas plazas, cuidadas y con posibilidades de hacer proyectos bonitos. Por otro lado, Cella es una de las plazas añoradas como aficionado, ya que su cercanía con Valencia hace que muchos valencianos hayamos disfrutado de sus novilladas en los últimos años. Y hablando de La Muela, recoge todos los ingredientes para que sea un proyecto que me motive: recuperar la fiesta de los toros en un festejo benéfico.

AB – En comparación con otras comunidades Autónomas, ¿es más o menos complejo organizar festejos taurinos en esta tierra? ¿Cual son los principales problemas burocráticos que te has encontrado? ¿Y las facilidades respecto de otras regiones?

LG – Tengo que reconocer que a nivel burocrático es complejo dar toros en general. Además, ese incompresible hecho que hace que cada Comunidad Autónoma tengo un reglamento hace que desarrollar nuestra actividad sea mucho más complejo. Si no hay reglamentos autonómicos para legislar, por ejemplo, la ópera o el teatro, no entiendo porque la tauromaquia tiene que sufrir esta reglamentación partida a modo de «reinos de taifas» que hacen que antes de dar festejos en un comunidad tengas literalmente que estudiar un reglamento nuevo. Los problemas burocráticos, pues en cuanto a rigidez y complejidad son parecidos a los que te puedes encontrar en otras regiones, y las facilidades por ejemplo al ser una comunidad rica en festejos populares, la flexibilidad de festejos y temas de manejo y transporte, que solemos encontrarnos en todas las comunidades en las que se dan festejos con animales con «guía de vida», es decir, aquellas en las que el ganado del festejo popular es propio de la tierra como en el caso de la Comunidad Valenciana con el ganado de corro autóctono, o La Rioja o Navarra. Para desarrollar estas gestiones tengo la suerte de contar con un equipo administrativo fantástico, encabezado por Alberto Floría de Gestoría La Capilla, piedra angular de mi proyecto y en el cual confío plenamente.

AB – Organizar cualquier festejo taurino es un riesgo económico, hacerlo ya con festejos mayores todavía más. Eres joven, valiente y con ganas de dar una vuelta a esto. ¿Que hay que cambiar desde dentro del sector para que esto sea viable? ¿Cual son los principales problemas que tienes a la hora de confeccionar un festejo?

LG – La industria taurina, digamos el sector que produce este espectáculo, tiene cosas que cambiar, hacia dentro y hacia fuera. Hacia dentro, especialmente en la concepción del espectáculo que ahora mismo sufre una descompensación importante en la balanza de costes e ingresos que hace que el riesgo sea muy grande y se busquen por desgracia otras formas dígamos «poco éticas» de disminuirlo, que rechazamos tajantemente desde nuestra empresa. Eso nosotros lo compensamos con la otra parte, es decir hacia fuera, especialmente comunicando y promocionando. Es marca propia de Tauromanagement promocionar cada festejo como si fuera para una plaza de primera categoría, tanto por la parte tradicional (cartelería y medios básicos, pero con un toque de diseño especial) como con aquello que nos permiten las nuevas tecnologías, principalmente basadas en internet. Nos gusta hacer partícipe al aficionado de cómo se gesta un festejo una vez anunciado (por eso anunciamos pronto) y queremos que nos «acompañe» mediante vídeos, entrevistas, reportajes pues por ejemplo al campo a conocer los novillos que se lidiarán, a un tentadero para ver la preparación de los toreros en el festejo, a conocer la ganadería, la plaza y la localidad, promocionando también sus negocios locales…en definitiva, muchísimo trabajo que creemos que puede poner las bases de una forma distinta de promocionar este espectáculo, que esperamos que pueda marcar la diferencia, en un futuro, poco a poco. Tengo ambición, lo reconozco, y quien me conoce bien lo sabe; ojalá pueda demostrar que este camino es el correcto, alcanzando las plazas de responsabilidad con el paso del tiempo, que es algo que por suerte tengo, pero con paciencia, que recuerdo que solo tengo 25 años.

Los principales problemas que me encuentro para organizar un festejo es poder acceder a determinadas plazas que tienen unos pliegos muy restrictivos, que con ciertas barrera de entrada sutiles pero muy efectivas (por ejemplo la tan conocida «solvencia técnica» que rige muchas licitaciones públicas) permiten que estén los mismos empresarios en las mismas plazas, y no se renueve este escalafón empresarial. A esto se suma la desventaja competitiva que tengo con respecto a otras empresas que no juegan con las mismas «reglas», volviendo a esas formas «poco éticas» de contratación que he nombrado anteriormente.

AB – Centrándonos nuevamente en Aragón, ¿que expectativas tienes para Cella y La Muela?

LG – En Cella, espero presentar a finales de junio unos carteles que pongan de acuerdo a aficionados locales, regionales y de toda la comunidad y el país, de que vale la pena el fin de semana del 24 y 25 de agosto acercarse a esta bella localidad turolense, pasar por taquilla y apostar por las novilladas con picadores por derecho, con variedad ganadera pero con posibilidades para los novilleros, elegidos estos en base a la meritocracia, en un serial cuidado, promocionado y comunicado como si fuera una plaza de primera categoría, y que fruto de ello, el pueblo viva un fin de semana de cultura taurina, así como reciba visitantes y desarrolle actividad económica motivada por el toro bravo y su fiesta, elemento siempre vertebrador de la riqueza en una localidad, pese a que muchas veces se olvide cuando toca apostar por la tauromaquia por parte de las instituciones. Cella es una de mis plazas soñadas, la he disfrutado como aficionado, reúne todas las condiciones que me motivan para dar festejos, y tengo la intención de apostar para estar en ella muchos años.

La Muela es un proyecto que más bonito no podría ser. Siempre he sabido cuales son mis ideales y mis principios al embarcarme en esta aventura de ser empresario taurino y algo tenía claro: no sé lo que durará este camino, pero quiero que sea bonito. Y ahí entran proyectos como el de La Muela: devolver los toros a una plaza que no daba festejos desde hace 11 años, en un festejo benéfico por una causa que desgraciadamente ha tocado mucho a mi familia como es el cáncer, con un plantel de toreros jóvenes en los que tengo plena confianza, y encabezado por un torero que me he criado viéndolo en televisión y en video como es Jesús Millán. Como he dicho, el festival benéfico de La Muela el próximo sábado 1 de junio reúne todos los ingredientes para que sea un éxito, y además me motiva especialmente.

AB – Organizar Cella es lógico, pero y ¿La Muela? ¿como surge una idea tan romántica de devolver toros a una plaza que ya no tiene, y en una fecha poco habitual?.

LG – Todo viene a través de unos jóvenes aficionados de la zona de Zaragoza con relación con algunos de los toreros del festival y la asociación de lucha contra el cáncer «Matarrayos» que es beneficiaria del festival. A raíz de las noticias sobre haber ganado Cella, se informaron sobre mi empresa y mi persona y pensaron que seríamos los idóneos para encabezar un proyecto benéfico de este calibre, y a mi me encajó genial la idea en cuanto me empezaron a contar. La elección de la plaza ya se fue gestando después. Nos reunimos a principios del mes de febrero por primera vez y empezamos a trabajar tanto en remoto como en distintas reuniones en Valencia y en Zaragoza. La verdad es que hemos confeccionado un equipo muy joven pero ampliamente preparado en cuanto a formación, experiencia profesional y especialmente afición e ilusión, que es lo que mueve este bonito proyecto. Llevamos ya todos unas semanas soñando con una imagen: llenar La Muela en la vuelta de los toros el sábado 1 de junio, y colaborar en la lucha contra el cáncer. Hemos desarrollado una política de precios muy económica que hace que se pueda ver un cartel de este calibre desde 21€ el tendido general para jóvenes, desempleados, jubilados y peñas taurinas hasta los 40€ que vale una barrera. Además, los niños hasta los 6 años entran gratis acompañados de un adulto, y desde los 6 hasta los 16 años por solo 10€ en el tendido general. Para reserva de entradas así como información sobre los descuentos para asociaciones taurinas o cualquier otro aspecto hemos habilitado el mail festivalbeneficolamuela@tauromanagement.com donde atenderemos todas estas cuestiones.

AB – ¿Que nos puedes contar del cartel, y más concretamente del porqué de contar con cada torero?.

LG – El cartel sigue una idea: jóvenes toreros, especialmente de Aragón, a los cuales no se les ha dado últimamente el sitio que merecen, arropados en torno a la figura de uno de los más grandes que ha dado la tauromaquia aragonesa: Jesús Millán.

Abre el cartel Mario Pérez Langa, joven rejoneador que ya no es solo una promesa, sino que es una realidad a nivel nacional. Tras una temporada 2018 en la que triunfó ya en grandes escenarios y rivalizando hasta con Diego Ventura, esta temporada puede ser la de su consagración, además confirmando alternativa en Madrid en pleno San Isidro.

Jesús Millán es un referente tanto para los integrantes del cartel como para la afición aragonesa. En este caso es una reaparición puntual con mucho sentido, no como otras que se ven a veces. Se encuentra en plenas condiciones físicas y artísticas, y estoy seguro de que va a ser un gran reclamo para que toda esa generación de aficionados que vibró con él acudan ese día a la plaza de toros de La Muela.

Imanol Sánchez representa al torero del siglo XXI: abierto al mundo y abrazando las nuevas tecnologías y los medios de comunicación. Una auténtica maquina pensante en temas de comunicar y difundir la tauromaquia. Todo ello es solo la guinda de un torero capaz, técnicamente listo para grandes retos, y que llena la escena en todos los tercios de la lidia; además, muy conocido en la región, arrastrará muchos seguidores a los tendidos de La Muela el próximo sábado 1 de junio.

El joven matador Antonio Catalán «Toñete» es una apuesta personal por incluir jóvenes matadores más allá de Aragón, para que no fuera un cartel íntegramente «localista», podríamos decir. Tras una carrera novilleril en la cual ha sido cabeza de su escalafón, esta temporada estará en las grandes ferias y hará un parón para torear por esta bonita causa en La Muela, para lo cual está totalmente entregado. Estoy seguro de que sorprenderá a muchos con su toreo clásico y la frescura que siempre desprenden los toreros jóvenes.

Cierra Miguel Cuartero, que es por antonomasia el novillero aragonés. Su toreo clásico y reposado, maduro, que estoy seguro de que desarrollará en La Muela, nos muestra que ya merece tomar la alternativa. Además, su compromiso con la tauromaquia y la difusión que realiza de la cultura y los valores taurinos a través de su Asociación Cultural Mar de Nubes hace que me haga especial ilusión contratarle para uno de mis festejos.

Todo ello, con un encierro de utreros de El Cotillo y Hermanos Collado Ruiz, que pasta en tierras jienenses de Carboneros. Se trata de una novillada bonita y torera como debe ser para un festival, pero cuajada y bien comida, con presencia y los kilos óptimos para dar categoría e importancia al festejo. Puedo decir sin temor a equivocarme que sube el trapío de lo lidiado últimamente en otros festivales por la zona.

AB – Jesús es uno de los elementos importantes en el cartel, ¿ha sido fácil convencerlo para que reapareciera? ¿Como se dio la circustancia de pensar en él?

LG – Siempre es bonito un toque así en un festival, una reaparición, y conociendo que este año se daba la efeméride del vigésimo aniversario de alternativa de Jesús Millán, tuvimos clara cual iba a ser nuestra apuesta. La verdad es que fue muy fácil, le encajó perfecta la idea, que fuera benéfico, que se devolvieran los toros a una plaza en la que había toreado tanto de matador, y especialmente nos transmitió su ilusión por ver la juventud y las ideas de la empresa y el equipo, lo cual nos halaga enormemente. En mi caso, he visto en infinidad de ocasiones vídeos de Jesús, triunfos importantes como aquella corrida de Miura en la Maestranza de Sevilla o esa gran tarde de toros en Castellón frente a los de Palha. Desde mi vertiente personal, no podría estar más contento por anunciarle.

AB – ¿Tiene Luis Garrido alguna otra sorpresa para los aragoneses este 2019?

LG – Creo que el cupo de «sorpresas» por parte de Luis Garrido para los aragoneses en esta temporada 2019 está cubierto, y ahora me queda lo más difícil: llevar a la práctica todo lo que tengo en mi cabeza, que no es poco, para que las sorpresas pasen a ser realidades, y las realidades sean verdaderos acontecimientos. La fórmula la tengo clara: afición, trabajo, sacrificio e innovación. Ojalá que me sonría la suerte y todos podamos disfrutar en estas dos plazas aragonesas: el próximo sábado 1 de junio en La Muela, y el sábado 24 y el domingo 25 de agosto en Cella.

AB – Agradecemos nuevamente tu tiempo, y te queremos dejar este último espacio para que transmitas a los aficionados aquello que desees.

LG – Muchas gracias a vosotros, de corazón, por permitirme expresarme a través de vuestro medio, y no me queda otra más que animar a toda la afición a que no falte a la oportunidad que tenemos de defender la tauromaquia, y más aun la tauromaquia solidaria en La Muela el próximo sábado 1 de junio, porque ante la posibilidad de devolver la fiesta de los toros a una plaza, se nos da la oportunidad de que mostremos que la fiesta esta muy viva y que nunca debería haber desaparecido de La Muela así como de muchas otras plazas, y eso es muy fácil demostrarlo: hay que llenar la plaza. Por nuestra parte, trabajaremos incansablemente para que así sea. Os espero a todos los aficionados en La Muela en junio…y defendiendo las tan necesarias novilladas picadas en Cella, en agosto. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *